La mejor manera de definir objetivos

La mejor manera de definir objetivos

La mejor manera de definir objetivos

Definir y trabajar sobre nuestros objetivos es algo que deberíamos hacer no sólo al principio de cada proyecto, sino durante toda su ejecución y análisis. Los objetivos son herramientas útiles e imprescindibles para cada empresa. Nos guían durante el camino que debemos de seguir en un proyecto concreto, y además nos dicen las pautas que debemos seguir para lograr el éxito. Son las líneas de actuación más fieles y precisas que tenemos.

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre la mejor manera para definir objetivos. Conoceremos las partes y características que deben incluir o no cada uno de tus objetivos y forma más fácil de optimizarlos y definirlos.

META & OBJETIVO: ¿SON LO MISMO?

Resumiendo: no.

Por supuesto están relacionados y no se pueden entender uno sin el otro. Sin embargo hay una gran diferencia entre ellos: las metas son genéricas, abstractas y muchas veces, intangibles. Como su propio nombre indica, es la meta final de una carrera de fondo que se pretende terminar. El propósito final que quiere conseguir una empresa. Sin embargo, los objetivos son específicos, detallados en el tiempo y concretos. Son esas pequeñas acciones que vas a llevar a cabo para conseguir terminar con éxito un proyecto, es decir, conseguir tu meta final.

Diferencia entre meta y objetivo 

Para conseguir realizar unos objetivos, necesitamos conocer muy bien nuestra meta final. Una vez sepamos dónde queremos llegar, podemos empezar a ‘trazar el camino’ y diseñar las pequeñas acciones que vamos a llevar a cabo durante todo el proyecto.

CÓMO DESARROLLAR OBJETIVOS CLAROS

Antes de comenzar a escribir, hay ciertos pasos que debes llevar a cabo:

  1. Identifica qué tipo de conocimiento necesitas para desarrollar el objetivo.
  2. Define el éxito de tu proyecto. O como hemos hablado antes, la meta final.
  3. Conoce quién va a llevar a cabo esos objetivos.
  4. Determina el tiempo que vas a necesitar para desarrollarlos.
  5. Escríbelos y tenlos siempre cerca.

Identifica qué tipo de conocimiento necesitas para desarrollar el objetivo.

Para poder conocer en profundidad nuestros objetivos, necesitamos conocer qué tipo de conocimiento vamos a requerir para llevarlo a cabo. ¿Cuáles son las herramientas necesarias? ¿Implica más de una persona? ¿Los recursos de mi empresa son suficientes o tengo que demandar colaboraciones?

Es importante saber nuestro límite y pensar si necesitamos la ayuda de alguien para llevarlo a cabo. Las colaboraciones son una buena manera de abrirse al mercado laboral y crear networking.

Define el éxito de tu proyecto.

Define tu meta final.

¿Por qué necesitas llevar a cabo este objetivo? ¿Qué significaría para ti o para tu empresa finalizarlo con éxito? ¿Cuáles son las consecuencias directas e indirectas de llevarlo a cabo?

Estas preguntas te pueden ayudar a conocer cómo llevar a cabo el objetivo, y cuánto te va a costar conseguirlo.

Conoce quién va a llevar a cabo esos objetivos.

Esto es otro punto esencial a la hora de conseguir finalizar con éxito nuestro trabajo. Después de definir nuestros objetivos, llega la hora de decidir quién hace qué.

Para hacer esto, te aconsejo que conozcas muy bien a los compañeros de tu equipo. Se trata de crear sinergias y que el flujo de trabajo sea estructurado y fluido.

Determina el tiempo que vas a necesitar para desarrollarlos

Esta parte debes concretar cuánto tiempo te va a ocupar llevar a cabo cada uno de los objetivos y cuánto es la fecha límite para terminarlos. Los objetivos tienen diferentes grados de dificultad y pueden ejecutarse desde varios departamentos de una empresa.

Es muy útil saber su complejidad y duración para poder coordinarse y ejecutarlos de la manera más efectiva. Con respecto a la fecha de ejecución, debería saber cuando los objetivos deben estar cumplidos y por qué (en el primer trimestre del año, a los seis meses de comenzar el proyecto…)

Escríbelos y tenlos siempre cerca.

Esto también es esencial. Muchas veces, cuando un proyecto tiene una complejidad alta, nos perdemos entre el trabajo y se nos olvida porque estamos luchando y esforzándonos sin descanso.

Ten siempre a mano tus objetivos, y sobre todo tu meta final. Es una buena manera de mantener la motivación durante todo el proceso y evitar que te pierdas entre todas las tareas pendientes.

A nosotros nos va fenomenal, la pizarra con imanes.

 

OBJETIVOS SMART

Seguramente lo hayas escuchado ya muchas veces, pero los objetivos deben ser SMART (las siglas en inglés de específicos, medibles, relevantes y en un periodo de tiempo determinado)

Si quieres saber un poco más sobre los objetivos SMART, déjame un comentario y hablaré sobre ellos en un nuevo artículo del blog.

TIPS FINALES PARA DEFINIR OBJETIVOS

Para terminar, me gustaría darte unos consejillos informales sobre como definir objetivos. A mí, me sirven.

  1. Sé conciso y breve. Ya sabes lo que dice el refrán: lo bueno, si breve, dos veces bueno.
  2. Usa un español común. No intentes utilizar florituras ni jerga específica. Deja claro lo que quieres decir de la forma más coloquial y entendible.
  3. No exageres (aunque seas andaluz como yo). Con esto quiere decir que sepas cuál es el límite de tu trabajo, y el de tu empresa. No sirve de nada definir perfectamente veinte objetivos, cuando solo vais a poder llevar a cabo quince.
  4. No aísles tus objetivos. Intenta relacionar todo el trabajo que llevas a cabo. Optimiza tu tiempo y utiliza los recursos de forma eficiente, entrelazando objetivos y trabajando sobre ellos.
  5. Escríbelo todo antes de empezar. Ten claro dónde quieres llegar y qué debes hacer para conseguirlo. Ya has hecho la parte más difícil. Ahora, ¡a por ello!
  6. Compartelo con toda tu empresa, publicitalo, disfruta con ellos los pequeños logros. 

Has podido ver, la clave para definir objetivos reside en organizar todo tu trabajo, tener muy claro qué quieres conseguir (o tu empresa) y trazar el plan más específico y concreto para llevarlo a cabo. No hace falta que sean objetivos brillantes, sino que estén bien explicados y sean alcanzables. También es muy importante involucrar a tu equipo en todo el proceso, ya que así estaréis remando todo hacia la misma dirección.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Déjamelo en los comentarios!

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] conocer cómo se gestionan los recursos de nuestra empresa, los procesos de toma de decisiones y la definición de objetivos… entre otros. En general, debemos conocer muy bien todos nuestros esfuerzos internos, y a […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *