Cómo convertir la motivación en un hábito

Imagen de rafa Nadal antes de un saque.

Ya hemos hablado sobre la motivación en este blog. Es una gran aliada y todo trabajador desea controlarla y utilizarla a su gusto. Sin embargo, esto no es tan sencillo: hay días que tu cabeza está en otro lado, tus preocupaciones externas se anteponen a las laborales, o simplemente hay momentos en los que no ves un final de tu trabajo y eso hace que te cambie el humor.

Cuando tenemos muchísimo trabajo por delante, se nos nubla la mente y algunas veces no somos capaces de arrancar. ¿Cuál es la solución? Convertir la motivación en un hábito. Esto conseguirá que, no importa si tienes un día más duro o no, tus ganas de trabajar sean las mismas y podrás sacar trabajo adelante con mucho menos esfuerzo.

¿Cuándo comienza la motivación?

Esto es algo que me gustaría dejar claro. Mucha gente piensa que debemos de hacer cosas cuando nuestro estado anímico está contento y preparado para trabajar. Creemos que justo después de ver un video, asistir a un webinar motivacional o leer un libro sobre este tema, vamos a saltar de la silla y sentirnos completamente motivados. Nada más lejos de la realidad.

La motivación suele ocurrir como resultado de una acción, no antes. Es decir, realizar pequeñas acciones cada día, ponerse a trabajar y conseguir los resultados propuestos, son pequeñas píldoras que, inconscientemente, hacen que nos sintamos realizados y más motivados con nuestro trabajo.

Dicho esto, aquí va el primer consejo: no esperes tener motivación antes de ponerte a trabajar. Comienza a trabajar y la motivación te alcanzará por el camino.

Convierte la motivación en un hábito

PASO 1: PREPARA TU MENTE PARA EL JUEGO

Imagina que eres Rafa Nadal antes de cualquier saque:

  1. Limpia con el pie el fondo de la pista.
  2. Se sacude la tierra del pie izquierdo y después el derecho.
  3. Se tira del calzoncillo.
  4. Se toca el hombro izquierdo y el derecho, la nariz, la oreja izquierda, otra vez la nariz, y el hombro derecho.

Todo el mundo habla de las ‘manías’ de Rafa Nadal. Lo repite cada una de las veces que juega. Pero esto no lo hace porque sea un rarito (de hecho, es el mejor jugador del mundo de tenis con nada más y nada menos que 20 grand Slams). Este ritual le permite concentrarse y focalizarse en lo que va a ocurrir a continuación. Es su manera de mantenerse focalizado.

Eso es lo que deberíamos hacer nosotros antes de ponernos a trabajar. Seguir una rutina y preparar nuestra mente para ‘el juego’. Te pongo un ejemplo más fácil de pequeñas acciones que podrías llevar a cabo:

  1. Hazte un café y tómatelo tranquilo durante 5/10 minutos.
  2. Siéntate en el escritorio y echa un vistazo a todas las tareas pendientes.
  3. Pon música que te ayude a la concentración.

¿Estás ya en un ambiente de trabajo y tu mente activa? Ahora puedes ponerte a trabajar. El truco está en hacer que el comienzo sea fácil. 

PASO 2: ORGANIZA TU DÍA

He escrito otros artículos sobre cómo deberíamos organizar nuestro tiempo y nuestro trabajo a la hora de afrontar un proyecto. Existen formas muy efectivas de conseguirlo: a través de la metodología Agile, método Kanban, método dominó

Todas estas formas son muy útiles a la hora de gestionar el trabajo, pero, cuando hablamos de conseguir motivación uno de los aspectos más importantes son: la definición de tareas.

Con una previa definición de todo el trabajo que tenemos por delante, nos será mucho más facil ponernos a trabajar.

Además, mi consejo es que sean tareas cortas en el tiempo y fáciles de conseguir. Con esto, recibirás una motivación extra cada vez que consigas un pequeño logro.

Si no sabes muy bien cómo definir objetivos, te dejo aquí un artículo con varios consejos que te ayudarán muchísimo. 

PASO 3: MANTÉN TU RUTINA

Este último paso va estrechamente relacionado con el paso número 1. Realizar las mismas pequeñas acciones cada día antes de ponerse a trabajar, ayudará a tu mente a saber que es tiempo de concentrarse y te permitirá estar mucho más motivado a hacer las cosas. 

Somos animales de costumbres, es por eso que cuando repetimos las mismas acciones repetidamente nos sentimos cómodos y preparados para ponernos manos a la obra.

Otro pequeño consejo: tu rutina debería empezar con una lista de tareas que tienes que realizar durante el día. 

CÓMO MANTENER LA MOTIVACIÓN A LO LARGO DEL TIEMPO

Siento decirte que empezar muy motivado es lo más fácil que nos toca a hacer. Cuando empezamos un nuevo proyecto, el año nuevo, o incluso un nuevo día, nos sentimos como nuevos, ‘descansados’, y con ganas de comernos el mundo.

Sin embargo, a veces perdemos esa motivación por el camino, y no queda nada de la ilusión que teníamos al principio.

Entonces, ¿se puede mantener la motivación por un periodo de tiempo más o menos extenso? La respuesta es sí. Sólo necesitamos hacer ciertas cosas:

  1. Revisa tu progreso. Mira hacia atrás de vez en cuando y comprueba todo lo que has conseguido. Esto te ayudará a darte cuenta que no estás en el punto de salida, y que ya has superado varios obstáculos. Estás más cerca de tu meta.
  2. Hazlo ‘divertido’. Vamos, ¡que la vida hay que tomársela con alegría! Sinceramente, no hay nada lo suficientemente importante para que no se pueda sonreír, decir algún chiste o bromear de una situación concreta. Pásatelo bien en tu puesto de trabajo, eso es esencial. 
  3. No pierdas de vista tu objetivo final. Recuerda porqué empezaste todo, tu razón por la que te estás esforzando tanto. Esto no solo te ayudará a definir mejor las tareas, sino a estar en constante motivación para conseguirlo.
  4. Prémiate. ¡Tú tienes que ser quién más te quieras! Date pequeños ‘caprichos’ por todo el trabajo que has hecho y resérvate tiempo para ti mismo.

La motivación es algo que viene y va. No es una ciencia exacta. Sin embargo, los pequeños trucos de ahí arriba te ayudarán a hacer que aparezca poco a poco en tu rutina de trabajo, y se quede contigo todo el tiempo que necesitas.

¡Mucho ánimo y a por todas!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *